Energía solar líquida: El poder del Sol, ¿en una botella?

0
88


Existe un problema fundamental detrás de la energía solar (y también otras fuentes), que es la falta de un recurso estable y eficiente para almacenar su exceso a largo plazo. Las baterías hacen un trabajo bastante bueno «en el momento», pero sería una locura esperar que un módulo Li-ion guarde su carga por cinco o diez años. Un equipo de la Universidad Tecnológica Chalmers en Suecia cree tener la clave para acabar con esa situación. Se trata de un fluido térmico que puede almacenar energía solar por 18 años, e incluso habilitar su transporte como si fuera un combustible tradicional.

Se supone que las mejores baterías recargables comerciales en materia de autodescarga son las Eneloop de Sanyo / Panasonic / FDK-Fujitsu. La última generación pierde apenas el 15 por ciento de su carga con un año de almacenamiento, y para superar esos porcentajes, es necesario explorar opciones no recargables. Ahora, esta tecnología es muy útil a nivel personal, pero no sirve de nada si decidimos aumentar la escala. Por ejemplo, pensemos en una granja solar. ¿Cómo almacenamos su exceso? ¿Cómo lo transportamos?



Ahí es cuando surge el concepto de energía solar líquida. No es precisamente nuevo, ya que se han publicado varios estudios al respecto durante la última década, pero uno de los trabajos más prometedores nos lleva a la Universidad Tecnológica Chalmers en Suecia. En vez de generar electricidad como una batería tradicional, el líquido libera su calor cuando se lo activa a través de un catalizador compatible. La calefacción de espacios es lo primero que nos viene a la mente, pero su historia no termina allí.


Un diagrama con el ciclo completo. El líquido puede ser reutilizado y recargado.

Publicidad

Desde un punto de vista técnico, el líquido atraviesa un proceso de conversión. Su primera fase se basa en el hidrocarburo norbornadieno, cuyas moléculas cambian a cuadriciclano cuando son bombardeadas con luz solar. En otras palabras, es una «versión cargada» de la molécula, pero lo más importante es su estabilidad: Puede pasar hasta 18 años sin un deterioro mayor de sus propiedades. La densidad energética de la reacción está en niveles similares a los de una batería de alto rendimiento.



Por supuesto, debemos hacer «la» pregunta: ¿Cuánto tiempo? En el mejor de los casos… diez años. Aunque parezca mentira, todavía hay que avanzar en cuanto a adopción de fuentes renovables se refiere, pero tarde o temprano, el transporte de esa energía será un desafío gigantesco, y necesitamos trabajar sobre él ahora.


Fuente: CNN


Reportar





Source link

قالب وردپرس