Una universitaria crea bioplástico con residuos de pescado

0
55


MatinaTex se trata de un bioplástico elaborado a partir de desechos de pescado y algas marinas, creado por una estudiante de la Universidad de Sussex en Reino Unido llamada Lucy Hugues.

Los plásticos suponen un verdadero problema que amenaza el ecosistema de los océanos. La gestión de los residuos de este material se ha demostrado verdaderamente ineficiente en todo el mundo, de forma que buena parte de ellos terminan en las aguas marinas, poniendo en peligro la vida animal, la salud humana y el clima.

De acuerdo con los datos que maneja el Parlamento Europeo, a día de hoy hay más de 150 millones de toneladas de plástico en los océanos. Lejos de reducirse, esta cifra se va incrementando paulatinamente, y se estima que cada año acaban en el fondo marino entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas. A este ritmo, se espera que para el año 2050 haya más plásticos que peces en el mar. 

Las consecuencias de la acumulación de plásticos en mares y océanos son devastadoras. Afecta especialmente a la vida marina, ya que muchos animales perecen como consecuencia de quedar enredados en plásticos o ingerirlos. Además, la exposición a las sustancias químicas de este material también afecta a los peces y también a nuestra salud a través de la cadena alimentaria.

Los cangrejos del río Támesis están atiborrados de plástico

Publicidad

Con el objetivo encontrar una alternativa al plástico ecológica y sostenible, Lucy Hughes, una estudiante de la Universidad de Sussex en Reino Unido, ha diseñado un bioplástico hecho con deshechos de pescado y algas marinas llamado MarinaTex. De acuerdo con su creadora, el compuesto destaca por ser más fuerte y seguro que el plástico, no se necesita tecnología avanzada en su producción y tampoco altas temperaturas.

Se trata de un material que se presenta en una lámina translúcida y flexible, para cuya fabricación se utilizan únicamente ingredientes naturales. No hace falta llevar a cabo ningún tipo de gestión para su eliminación, ya que es biodegradable y desaparece en un plazo de entre 4 y 6 semanas. Estas cualidades lo convierten en un compuesto perfecto para la producción de envases sostenibles.

Con MarinaTex, Lucy Hughes ha sido galardonada con el prestigioso premio James Dyson, y asegura que utilizará la dotación de 30.000 euros para continuar con su investigación y preparase para la fabricación a gran escala.

*Artículo original publicado en Computerhoy.com



Source link

قالب وردپرس