El MIT propone usar el crowdsourcing para evitar las ‘fake news’ y la desinformación

0
40


Mientras que a Facebook no le convence demasiado el crowdsourcing para luchar contra las ‘fake news’, un estudio del MIT afirma que es una herramienta útil, especialmente para discriminar los medios más extremos.

Las ‘fake news’ se han convertido en un protagonista no demasiado deseado en la escena informativa global, con implicaciones decisivas en la percepción pública de la política, la economía o la salud. No hace falta escarbar mucho en el pasado reciente para encontrarnos con ejemplos claros de ello: la inesperada victoria electoral de Donald Trump, el auge de los populismos en Europa o el creciente peso de los inconscientes antivacunas son solo algunos de ellos.

Es por ello que los medios de comunicación y los organismos de medio mundo andan dándole vueltas a las posibles fórmulas que puedan acabar con la desinformación y, al mismo tiempo, preservar la libertad de prensa y de expresión. Una combinación difícil de alcanzar pero que es plausible si unimos fuerzas como sociedad.

O al menos eso piensan científicos del MIT, que proponen usar el crowdsourcing para evitar las noticias falsas en Internet. En un novedoso estudio, centrado en EEUU, los académicos han demostrado que los juicios de colaboración colectiva sobre la calidad de las fuentes de noticias pueden filtrar efectivamente las noticias falsas y otros tipos de información errónea online.

Publicidad

“Lo que descubrimos es que, si bien hay desacuerdos reales entre los demócratas y los republicanos con respecto a los principales medios de comunicación, básicamente todos (demócratas, republicanos y verificadores de hechos profesionales) están de acuerdo en que no se puede confiar en los sitios falsos e hiperpartidistas”, explica David Rand, experto del MIT y coautor del estudio.

De hecho, al utilizar un par de encuestas de opinión pública para evaluar 60 fuentes de noticias, los investigadores descubrieron que los demócratas confiaban en los medios de comunicación tradicionales más que los republicanos, con la excepción de Fox News, en la que los republicanos confiaban mucho más que los demócratas. Pero cuando se trata de sitios menos conocidos que ofrecen información falsa, así como de sitios web políticos “hiperpartidistas”, tanto los demócratas como los republicanos muestran una indiferencia similar por tales fuentes.

Las noticias falsas y la ‘posverdad’: cómo Internet manipula el mundo

Los niveles de confianza para estos sitios alternativos fueron bajos en general. Por ejemplo, en una de las encuestas, cuando se solicitó a los encuestados que otorgaran una calificación de confianza de 1 a 5 para los medios de comunicación, el resultado fue que los sitios web hiperpartidistas recibieron una calificación de confianza de solo 1,8 de los republicanos y demócratas, mientras que los sitios de noticias falsas recibieron una calificación de confianza de solo 1.7 de los republicanos y 1.9 de los demócratas. En contraste, los principales medios de comunicación recibieron una calificación de confianza de 2.9 de los demócratas, pero solo 2.3 de los republicanos; Fox News, sin embargo, recibió una calificación de confianza de 3.2 de los republicanos, en comparación con el 2.4 de los demócratas.

El estudio añade un nuevo giro de tuerca a un tema de alto interés. No en vano, las noticias falsas han proliferado en Internet en los últimos años, y los sitios de redes sociales como Facebook han recibido fuertes críticas por darles visibilidad. Facebook rechazó en enero de 2018 permitir que los lectores califiquen la calidad de las fuentes de noticias que ven. Pero el estudio del MIT sugiere que tal enfoque de crowdsourcing podría funcionar bien, si se implementa correctamente. “Si el objetivo es eliminar el contenido realmente malo, esto realmente parece bastante prometedor“, dice Rand. La red social acabó implementando en agosto del pasado curso una funcionalidad distinta, en la que en lugar de valorar las fuentes de noticias se califica al usuario que las promulga.

Y es que, como decimos, debido a que los encuestados generalmente desconfiaban de los sitios web más marginales, hay un acuerdo significativo entre la audiencia general y los verificadores de hechos profesionales. Eso implica a su vez que el enfoque de crowdsourcing podría funcionar especialmente bien al marginar historias de noticias falsas, por ejemplo, al construir juicios de audiencia mediante un algoritmo que clasifique historias por calidad. Sin embargo, el crowdsourcing probablemente sería menos efectivo si un sitio de medios sociales intentara crear un consenso sobre las mejores fuentes de noticias e historias.

*Este texto es una traducción interpretada del resumen de la investigación realizada por el MIT, con el apoyo del  Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá y la Fundación de Caridad Mundial de Templeton, cuyo original puede leerse aquí.



Source link

قالب وردپرس