10 experimentos caseros para hacer junto a tus hijos estas Navidades

0
58


Las Navidades están a la vuelta de la esquina. Los niños dejan el colegio y vuelven a casa para descansar unos merecidos días. Pero ese descanso no tiene por qué estar alejado del aprendizaje. En casa tenemos suficiente material para realizar experimentos caseros que les sorprenderán y conseguirán que se interesen más en la ciencia.

Los experimentos que hemos seleccionado van dedicados en especial a niños de Educación Primaria pero también hay algunos para los más mayores. En un principio son realmente fáciles de hacer y de explicar, en pocas ocasiones necesitamos objetos o elementos extraños. Hemos tratado de que se necesiten elementos corrientes y que se puedan encontrar en casa.

Experimentos caseros

Estos experimentos no presentan ningún tipo de peligro, tanto en la manipulación de los objetos como en los materiales. Eso sí, aconsejamos encarecidamente que sean supervisados por personas adultas. Ya que en algunos casos necesitaremos usar elementos como el fuego u objetos punzantes.

Crear estalactitas caseras

Una estalactita se forma a lo largo de millones de años. Pero con este experimento casero podemos formar una en cuestión de días. Lo único que necesitaremos será sal común, dos vasos con agua, un trozo de cuerda que pueda absorber agua y un plato pequeño. Una vez lo tengamos todo, los pasos son sencillos.

Publicidad

En primer lugar, debemos disolver toda la sal que podamos en los vasos con agua. Para ello nos ayudaremos de una cuchara, removeremos hasta que tengamos una disolución homogénea y no quede rastro de sal. Con la cuerda lo que haremos será formar una “M” para ello doblaremos hasta conseguir la forma.

Una vez hecho todo esto, colocaremos un plato pequeño y a ambos lados los vasos con la sal disuelta en agua. Ahora introduciremos las patas de la “M” que hemos formado con la cuerda en los vasos, una pata en cada vaso. Nos quedará la parte central de la “M” apuntando al plato. Pasadas 48 horas empezaremos a ver como se forman cristales de sal, estos cristales formaran una estalactita que podremos desprender de la cuerda con mucho cuidado.

Crear lluvia dentro de casa

La lluvia es un fenómeno natural que se produce por la condensación del vapor de agua en las nubes. Para este experimento necesitaremos un recipiente grande, un recipiente pequeño, una pizca de sal, colorante vegetal, envoltura plástica, un objeto pesado ya sea una piedra o algo metálico y agua.

Cuando tengamos todos los materiales debemos de seguir una serie de pasos para que el experimento casero se realice correctamente.

  1. En el recipiente grande colocaremos unos cuantos centímetros de agua hirviendo, con 5 centímetros bastará, podemos medir a ojo usando de referencia nuestros dedos, con 3 o 4 dedos de altura. Añadimos la pizca de sal y el colorante vegetal. Removemos hasta que todo quede bien disuelto.
  2. Colocamos el recipiente pequeño en el centro del recipiente grande con mucho cuidado. Tenemos que conseguir que no quede flotando para ello elegiremos un recipiente pesado. Una vez hecho esto cubrimos el recipiente grande con la envoltura plástica. Colocamos el objeto pesado de nuestra elección en el centro. Quedará un poco hundido el papel plástico.
  3. Ahora lo que tenemos que hacer es observar cómo se condensa el agua en la superficie del plástico. Una vez se condense se empezarán a formar gotas. Estas gotas no tendrán colorante y no serán saladas. Porque el agua de las gotas es agua que se ha evaporado y condensado. Por lo que deja atrás lo elementos solidos como la sal y el colorante.

Cómo hacer que una burbuja levite dentro de un frasco

Para este experimento casero lo que necesitaremos será bicarbonato, vinagre, un frasco de cristal de boca ancha y pompas de jabón. Lo que vamos a hacer es conseguir que una burbuja esté levitando durante el mayor tiempo posible.

El primer paso es echar bicarbonato de sodio en el recipiente. Una vez tengamos varias cucharadas en el fondo añadimos el vinagre. Al añadirlo comenzará una reacción en la que se desprenderá dióxido de carbono. En el momento en el que empecemos a ver burbujas hemos de hacer una pompa de jabón e introducirla en el frasco.

Lo que ocurre es que la pompa de jabón la hemos hecho con el aire que expulsamos. El aire que expulsamos está formado también por dióxido de carbono por lo que la burbuja se quedará en la mitad del recipiente levitando. Esto es porque en el fondo del recipiente se ha acumulado dióxido de carbono.

El huevo que rebota

Este es uno de los experimentos que más gustan a los niños. Porque conseguimos convertir algo frágil como es un huevo en algo que podemos lanzar y que rebote. Lo que necesitaremos será un vaso, 100 mililitros de vinagre de manzana y un huevo. El proceso es de lo más sencillo.

Tenemos que añadir los 100 mililitros de vinagre en el vaso después introducir el huevo con mucho cuidado. Es preferible que el huevo sea fresco y que esté a temperatura ambiente. Luego solo tenemos que esperar 48 horas. Conforme pase el tiempo el huevo cambiará de tonalidad. Una vez transcurrido el tiempo, sacaremos el huevo y lo lavaremos. Veremos como el huevo ahora tiene un color marrón y si lo lanzamos desde una pequeña altura rebotará.

Volcán de vinagre y bicarbonato

Este es un experimento casero clásico que no pasa de moda y las reacciones de los más pequeños son sorprendentes. Para este experimento casero necesitamos bicarbonato de sodio, vinagre, un bote de cristal con boca ancha y optativamente un cubo de plástico donde crear el volcán y así no manchar en exceso.

Lo podemos hacer más o menos elaborado. Si quieren crear un volcán pueden usar tierra para darle la forma. Para ello colocaremos el bote en el medio y con la tierra iremos cubriendo los alrededores del mismo hasta darle la apariencia de un volcán. Una vez hecho esto añadimos una taza de bicarbonato.

En otra taza echamos el vinagre, si queremos darle un efecto más dramático al volcán podemos añadir colorante rojo. Si hacemos esto mezclamos todo bien para que se integre correctamente. Después solo queda mezclarlo todo. Echamos la taza de vinagre en el bote donde tenemos el bicarbonato. Al ser cantidades grandes tendremos una reacción bastante llamativa. Del bote de cristal saldrá “lava” que estará formada por la espuma generada por la reacción entre el vinagre y el bicarbonato.

Crear hielo instantáneamente

Es uno de los experimentos más vistosos y que si salen bien los dejará sorprendidos. Para este experimento lo único que necesitaremos será agua, dos botellas de plástico y colorante alimenticio de diferente color. Lo que haremos será echar un tipo de colorante en cada botella, luego añadir el agua y remover hasta que adquiera el color del colorante. Una vez hecho esto colocamos las tres botellas en el congelador.

Debemos de esperar sobre 2 horas y 45 minutos. Hemos de ir vigilando para que no se congele. Si se congela el agua dentro de las botellas tenemos que repetir el proceso. Por ello hemos de andar muy pendientes del estado de las botellas.

Una vez las saquemos del congelador tenemos que ser muy cuidadosos. No podemos golpearlas, moverlas bruscamente. Sacaremos lenta y cuidadosamente el tapón de una de estas botellas. En un vaso iremos vertiendo el agua y veremos cómo se empieza a congelar en cuanto golpea con el fondo del vaso. Podremos hacer una montaña de hielo y ver como se congela automáticamente el agua al verterla.

Con la otra botella lo que haremos será darle un golpe fuerte con nuestra mano y ver como instantáneamente el agua se convierte en hielo. Este es un efecto muy curioso y ocurre porque el agua está en el punto exacto de congelación así que cualquier estimulo físico hará que sus partículas se reorganicen y pasen de estado líquido a sólido.

Lámpara de lava casera

Necesitaremos agua, una botella plástica, una pastilla efervescente, aceite y colorante del color que queramos. Para realizar este experimento tenemos que mezclar el aceite con el colorante hasta que quede una mezcla homogénea. Luego verteremos la mezcla de aceite y colorante en la botella de plástico y acto seguido añadiremos el agua.

Cuando esté todo en la botella plástica añadiremos la pastilla efervescente. Esta pastilla comenzará a disolverse creando una reacción interesante en la que veremos cómo se mueve el aceite que hemos tintado. El resultado es el mismo que con una lámpara de lava antigua, fluirá y se moverá hasta que la pastilla se acabe.

Geodas caseras

10 experimentos caseros para hacer junto a tus hijos estas Navidades

Hemos creado ya estalactitas, ahora toca el turno a las geodas. Para su formación natural necesitamos millones de años y una presión enorme. Pero estas geodas las podemos hacer fácilmente en casa. Necesitaremos huevos, cola, alumbre, agua y colorante alimenticio.

En primer lugar, tenemos que vaciar los huevos. Para ello hacemos dos agujeros uno en cada extremo. Soplamos por uno de ellos para que el contenido salga por el otro. Una vez hecho esto con mucho cuidado cortamos por la mitad, limpiamos y secamos. Cuando esté seco le damos una pequeña capa de cola y echamos el alumbre. Volteamos la mitad del huevo para que caiga el sobrante.

En una olla ponemos dos tazas de agua a hervir y echamos 100 gramos de alumbre, en este paso podemos añadir el colorante alimenticio. Removemos para que todo se mezcle bien, dejamos que se enfríe durante unos 20 o 30 minutos. Sumergimos los huevos en el agua con el interior de la cascara mirando hacia arriba. Los dejamos durante unas 15 horas y cuando los saquemos tendremos las geodas ya formadas.

10 experimentos caseros para hacer junto a tus hijos estas Navidades

Traspasar líquidos de un vaso a otro sin tocarlos

Para este experimento necesitaremos tres vasos, colorante alimenticio de diferente color, servilletas de papel y agua. Lo que tenemos que hacer es echar agua en los vasos, con 4 centímetros de agua llega. Una vez hecho esto añadimos los diferentes colorantes. Un color para cada vaso y mezclamos hasta que estén disueltos.

Con las servilletas lo que hacemos es enrollarlas sobre sí mismas, lo que conseguimos son tubos gruesos. Cuando lo tengamos todo lo que haremos será colocar los tres vasos en fila con una separación de dos centímetros. Colocaremos las servilletas de forma que quede un extremo en cada vaso. Es decir, en el vaso del centro confluirán dos brazos formados por servilletas.

Lo que observaremos conforme transcurre el tiempo es cómo los líquidos van moviéndose de un vaso a otro. Esto sucede porque los líquidos tienen una propiedad que es la capilaridad, lo que permite que suban o bajen por un tubo capilar. El ejemplo práctico es el que os hemos enseñado, pero esto ocurre en las plantas, la sabia sube y baja por acción de esta propiedad.

Hinchar un globo sin soplar

Este es el último de nuestros experimentos caseros. Necesitamos un globo, una botella, bicarbonato sódico y vinagre. En la botella echamos el vinagre y en el globo el bicarbonato. Ahora lo que tenemos que hacer es poner el globo en la boca de la botella, pero sin volcar el contenido.

Una vez lo tengamos todo listo. Aseguramos la boca de la botella donde está el globo, ya sea cogiéndola con nuestros dedos o ayudándonos de una goma elástica. Volcamos el contenido del globo en la botella. Comenzará una reacción que liberará dióxido de carbono y este gas empezará a hinchar el globo. Tenemos que tener cuidado porque si no tenemos asegurado el globo este saldrá volando.

Ahora ya no hay excusa para trabajar un poquito la ciencia, aunque sean vacaciones. Con estos 10 experimentos caseros los más pequeños de la casa se divertirán a la vez que aprenden.

 



Source link

قالب وردپرس

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here