El día en que Brock Lesnar tomó el relevo de parte de The Rock

0
7



Brock Lesnar estaba destinado a la grandeza. Sus pergaminos avalaban su talento para llegar a lo más alto, pero nadie se esperó que lo hiciese tan rápido, rompiendo todos los récords que por ese entonces marcaban a la compañía de Vince McMahon.

Tras Wrestlemania 18, en la escena de una WWF que aún no agregaba la E a su nombre oficial, apareció este novato que rápidamente escaló hacia la cima. Acompañado de Paul Heyman, una verdadera masa de músculo que contaba con una gran técnica y agilidad que lo separaban de los gigantes que han marcado al show de las mil emociones, irrumpió destruyendo a todo rival que se le cruzase su camino.

Su debut en el cuadrilátero de la compañía de Vince McMahon no involucró ni a grandes leyendas ni a las estrellas que en ese momento dominaban la escena principal. Sin embargo, un 18 de marzo de 2002, “The Next Big Thing” barrió el piso con Al Snow, Maven y Spike Dudley. La paliza fue solo un adelanto de lo que estaba por venir.

Publicidad

En un escenario marcado por la primera división de marcas, Brock Lesnar comenzó a participar exclusivamente en el programa RAW. Ahí, su primer enfrentamiento se gestó contra los populares Hardy Boyz, dándole una verdadera paliza a un Jeff que simplemente no pudo más y fue noqueado en la primera pelea televisada de Lesnar, que se llevó a cabo en el evento Backlash.

Lesnar no quedó contento, y en medio de ese primer feudo, no tuvo problemas a la hora de derrotar a los hermanos extremos en el PPV siguiente, Judgment Day. Y en menos de tres meses, Brock escaló a la cima ganando el torneo King of The Ring. Rivales como Bubba Ray Dudley, Booker T, Test y Rob Van Dam no tuvieron ninguna oportunidad para evitar que la promesa obtuviese su victoria, que le garantizó una oportunidad por el título máximo en SummerSlam.

Su victoria limpia ante Hollywood Hulk Hogan, quien simplemente nunca perdía de esa forma, era el aviso definitivo: Lesnar realmente estaba siendo perfilado como el próximo gran luchador de la compañía y el trabajo de Vince fue perfecto a la hora de establecer a la bestia como una amenaza imparable que remecía a toda la WWE.

Al frente, Lesnar chocaría con el luchador más popular de la WWE: The Rock. El campeón más electrizante había derrotado a Hulk Hogan en Wrestlemania, en una lucha clásica en la que el público se involucró de lleno, y tras una breve pausa volvió para adjudicarse el título de la WWE en una triple amenaza que también involucró a The Undertaker y Kurt Angle. El campeón del pueblo, quien por ese entonces tenía el récord de ser el campeón más joven de la historia, estaba destinado a enfrentarse al monstruo de 25 años.

El enfrentamiento entre The Rock y Brock Lesnar, llevado a cabo un 25 de agosto de 20002 en el evento principal de SummerSlam, no tuvo la gran química que se anticipaba. Sin embargo, uno de los elementos más llamativos radicó en cómo la audiencia se volcó completamente en favor de la joven promesa, ya que era de público conocimiento que Dwayne Johnson se alejaría de la WWE para filmar El Rey Escorpión.

Durante todo el combate, el campeón del pueblo volvió a experimentar cómo la audiencia presente no lo apoyaba como se suponía. Pasó en Wrestlemania contra Hogan y volvió a repetirse en este encuentro que involucró a un Lesnar que dominó la pelea con una serie de movimientos de poder que dejaron rápidamente sin opción al “Grandioso”.

La pelea, que se extendió por alrededor de 20 minutos, también es llamativa por la forma en que cada uno aplicó sus respectivos movimientos más característicos y el modo en que Paul Heyman se involucró en la pelea solo para recibir un Rock Botton sobre la mesa de los comentaristas. A partir de ahí, The Rock y Lesnar se repartieron el movimiento del “Abismo Rocalloso” para dejar en claro que está era una lucha de pares.

En el cierre del combate, Lesnar demostró ser imparable deteniendo un Codazo del Pueblo, para finalizar todo con un F-5 que le entregó el título de la WWE. Era el cierre de la crónica de una victoria anunciada, pero que se sintió como absolutamente justificada. Con una WWE que ya no contaba con Stone Cold, quien precisamente se alejó cuando le pidieron perder ante Lesnar, era hora de cambiar completamente el escenario.

A partir de ahí, se inició el absoluto domino de Lesnar en la WWE, quien firmó un contrato de exclusividad con Smackdown y se sumó a un show que simplemente llegó al nivel de la mano del aporte creativo de Heyman.

Mientras la marca azul se caracterizó por las increíbles luchas de los “Seis de Smackdown” (Angle, Benoit, Edge, Rey Mysterio, Eddie y Chavo Guerrero), Lesnar se instaló como contrapunto que siguió demostrando su pasta enfrentándose  en sendas luchas a The Undertaker. En la pelea contra The Rock, Brock tomó el relevo para instalarse como la nueva cara de la empresa y lo más valioso es que dicho camino se sintió justificado.

La primera etapa de Brock en la WWE se cortó abruptamente un año y medio después, ya que Lesnar se aburrió de los compromisos que implicaba hacer las giras, pero ningún otro luchador ha irrumpido de la misma forma y es muy difícil que algo como lo que consiguió la Bestia Encarnada vuelva a suceder.

Con el tiempo, Lesnar no logró su sueño de ser jugador de la NFL, tuvo un exitoso paso en los cuadriláteros de Japón y se convirtió en una verdadera franquicia para la UFC, pero todo comenzó en un ring de la WWE y comenzó a justificarse una vez que logró el glorioso 1, 2, 3 ante el más carismático de todos.

Summerslam 2017 se llevará a cabo el próximo ‎20 de agosto y Lesnar defenderá su campeonato Universal.

Seguir leyendo



Source link

قالب وردپرس

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here